Por qué aumentaron los ataques de orcas en el Estrecho de Gibraltar

30 de junio de 2023 - 12.10 / Actualizado: 22 de febrero de 2024 - 19.55

orca-y-barco-pesquero
orca-y-barco-pesquero

En las costas del sur de España, cerca del Estrecho de Gibraltar, han habido más de veinte ataques de orcas a barcos pesqueros en lo que va del año. Por este peligroso cambio en su comportamiento, han llegado incluso a hundir un velero. La noticia dio la vuelta al mundo luego de que se viralizaron videos donde se evidencia el comportamiento agresivo que ha alertado a navegantes y científicos marinos.

El motivo del aumento de ataques de orcas.

Cuando el comportamiento humano afecta el ecosistema de las poblaciones animales es cuando se producen las interacciones de la fauna silvestre con las personas. En el caso de la península ibérica, las orcas que allí habitan se alimentan principalmente de atún rojo y siguen dos estrategias para alimentarse: cazarlos y capturar las piezas que caen de los barcos pesqueros. Esta segunda opción implica menor esfuerzo para el animal y ofrece mayores garantías de éxito.

Comportamiento.

Para alimentarse, las orcas rondan a los pesqueros e intentan devorar a los atunes rojos que estén atrapados en las redes antes de que sean sacados a la superficie. Esto no está exento de riesgos ya que los pescadores pueden dañar a las orcas por su accionar. Desde 2020, las interacciones van desde el Estrecho de Gibraltar, pasando por toda la costa de Portugal y llegando hasta el norte de Galicia, y se ha comprobado la participación de al menos 31 orcas en diferentes ataques, aunque las más activas son nueve y se dividen en dos grupos en la que los líderes actúan como observadores. Con o sin ataque, en 2020 se registraron 52 interacciones, en 2021 fueron 197, y en 2022 se contabilizaron 207 interacciones con orcas.

Profundizá

Qué dicen los expertos.

Una investigación liderada por la bióloga marina Ruth Esteban y publicada el año pasado en la revista científica Marine Mammal Science analizó estas interacciones y llegó a varias conclusiones con dos hipótesis centrales.

Dos hipótesis.

Por un lado, puede tratarse de un comportamiento defensivo como respuesta a un evento traumático en el caso de que alguna de las orcas haya sufrido una colisión accidental con una embarcación, pudo haber identificado los barcos como algo peligroso, y atacar - incluso coordinar ataques en manada- como respuesta preventiva. La otra hipótesis sugiere que pueden haber identificado la pérdida de presas a causa de la pesca, entonces las orcas ven una competencia con las embarcaciones en la depredación de las mismas presas, y actuarían defendiendo su territorio de caza.

Cómo llegamos a esto.

El grupo de orcas señalado conforma una población propia estimada en 39 individuos e independiente del resto de las poblaciones del Atlántico nororiental. Fue objeto de un plan de conservación en 2017, considerada población en peligro crítico por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Qué puede hacerse.

Este comportamiento en las orcas es totalmente nuevo. Por lo tanto, se requieren más estudios para emplear una estrategia de convivencia. El Grupo de Trabajo Orca Atlántica presentó mapas de riesgo con los lugares donde es más probable encontrarse con este grupo, y elaboró un protocolo en caso de interacción.

Protocolo.

Este es el protocolo ante un encuentro con orcas:

Primero, se debe bajar velocidad de los motores, bajar velas, apagar el piloto automático y soltar el timón, ya que la resistencia del movimiento de la embarcación en el agua despierta el interés de las orcas y si ésta cae, es probable que la interacción concluya sin que haya contacto.

Además, recomiendan llamar a la guardia costera manteniendo encendida la radio y los elementos GPS, pero apagar el sónar.

Jamás aproximarse a los animales y, mucho menos, atacarlos. Apartarse del agua, y evitar cualquier objeto que pueda caer o girar bruscamente al agua.

Finalmente, si es posible, grabar o fotografiar a los animales, prestando atención a sus aletas dorsales para poder luego identificarlas y mantener un seguimiento adecuado.

Una vez que los animales se hayan alejado, debe comprobarse que el timón funciona correctamente, y si hay avería, solicitar un remolque. Se debe dar la información a las autoridades -nombre del barco, localización GPS, día y hora de la interacción- y permiso para que los especialistas puedan evaluar el caso, tanto si la interacción ha resultado en un ataque, como si solo ha sido un acercamiento.