Caputo-Milei
Caputo-Milei

La consultora del futuro ministro de Economía Luis 'Toto' Caputo, Anker, había elaborado un informe sobre la posibilidad implementar una dolarización en la economía argentina y sostenía que la propuesta es "una alternativa difícil, pero no imposible".

Por qué importa.

La dolarización fue una de las principales propuestas de campaña del presidente electo Javier Milei, que anunció hoy que Caputo será el titular de la cartera económica. Sin embargo, luego de que trascendiera la llegada de Caputo al Gabinete, el padre de la teoría de la dolarización que aplicaría el presidente electo, Emilio Ocampo, se alejó del espacio.

En detalle.

El informe se había elaborado en mayo del 2023, antes de que Milei se impusiera en las PASO.

Informe.

Ventajas. "Al eliminar la moneda, los desequilibrios entre la oferta y la demanda de pesos dejan de tener un impacto en el nivel de inflación. En economías donde el dólar cumple la función de reserva de valor y unidad de cuenta, esquemas de shock como la dolarización o la Convertibilidad tienen la ventaja de bajar la inflación en forma más rápida que otras alternativas de política monetaria".

A qué tipo de cambio. "Para poder implementar la dolarización, se requiere que el Banco Central disponga en su activo de la cantidad de dólares suficientes para transformar todos sus pasivos en pesos (la Base Monetaria compuesta por el circulante y los encajes no remunerados, las Leliqs y los Pases Pasivos) a dólares, a un tipo de cambio similar al tipo de cambio libre".

Implementación. "Si hubiera USD12.000 millones del mercado, USD4.000 millones por activos del FGS y USD15.000 millones del FMI, habría una disponibilidad de financiamiento por un total de aproximadamente USD31.000 millones. El saldo remanente de USD10.000 millones podría provenir de la incorporación de otros activos financieros o no financieros o, idealmente, vía superávit fiscal financiero, lo que además contribuiría a la credibilidad y robustez del programa económico. El superávit financiero consistente con este ejercicio debiera ser del orden de 2,5% del PIB, lo que implicaría un ajuste fiscal en torno al 7% del PIB".

Conclusión. "Creemos que la dolarización es una alternativa de difícil implementación, que requiere una arquitectura legal y financiera compleja, pero no imposible de llevar adelante como suelen simplificar algunos medios o colegas".