817296-whatsapp-20image-202024-02-20-20at-2017-36-22
817296-whatsapp-20image-202024-02-20-20at-2017-36-22

La Secretaría de Obras Públicas rechazó hoy el pedido de la empresa de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) de aplicar una suba en las tarifas del 138% y pidió un nuevo esquema con menor porcentaje "para no generar tanto impacto en el índice de inflación", según confirmaron a CORTA fuentes del Gobierno.

Por qué importa.

En las tarifas eléctricas tendrán un aumento del 150% por la quita de subsidios y de hasta 500% en el costo fijo del servicio. Restan aún definirse las subas en las tarifas de gas.

En detalle.

AySA envió al Gobierno un nuevo esquema de tarifas con un aumentos de hasta el 138%. No obstante, la suba fue rechazada por el ministro de Economía, Luis Caputo, para evitar un mayor impacto en la inflación, por lo que la empresa deberá presentar una nueva propuesta, según indicaron desde el Gobierno.

Qué pasó.

Desde AySA habían enviado el tarifario con los ajustes a la Secretaría de Obras Públicas, cuando aún dependía del Ministerio de Infraestructura, pero el rechazo al aumento se produjo cuando este organismo pasó a formar parte de la cartera de Economía.

Al momento de recibir el pedido de aumento, la Secretaría convocó a una audiencia pública en marzo para tratar el tema, que a pesar de que el grado de la suba está en suspenso, sigue en pie.

Los nuevos valores se habían calculado en base a diciembre de 2023 dado que "la inflación en 2023 fue superior a lo previsto (211,4% anual), por lo que los ingresos tarifarios resultan insuficientes para sostener los gastos operativos", consignaron desde la firma estatal. Con este incremento, una factura promedio iba a pasar de valer $6.400 a $15.000, "a fin de contribuir lo más rápidamente posible a la reducción de la brecha de ingresos tarifarios y costos de operación y mantenimiento de los servicios, se propone un ajuste tarifario de emergencia".

Profundizá.

Cambios en la medición.

En la audiencia que se llevará a cabo el mes que viene se pondrá en tratamiento un cambio en la medición del consumo dispuesta en la resolución 641/2023 del Boletín Oficial. Dicha modificación permitirá que en los edificios con medidores globales se les cobre a los usuarios de forma individual bajo el régimen tradicional no medido y se le abone al consorcio un cargo variable medido.

La justificación.

AySA argumentó que "se dispuso una nueva guía con criterios para las instalaciones sanitarias domiciliarias" y detallaron que "los usuarios habían reclamado la posibilidad de continuar con la facturación individual en aquellos edificios que cuentan con un medidor global de consumo". A su vez, explicaron que "el nuevo esquema permitirá que los usuarios puedan contar con un cargo individual calculado según los criterios y parámetros del régimen no medido. En tanto, se emitirá un cargo variable medido complementario al consorcio, en el caso de que el consumo registrado por el medidor global supere la suma de los consumos equivalentes de las facturas individuales del edificio".

Además.

Asimismo, detallaron que "se podrá optar por una modalidad de facturación individual o unificada en los edificios que cuenten con un único medidor" e hicieron hincapié en que "esta nueva modalidad será voluntaria, optativa y reversible, y lo que busca es una mejora para los usuarios y usuarias del servicio".

AySA.

En los últimos dos meses, ni la compañía que brinda el servicio de agua y cloacas a casi 4 millones de hogares en el AMBA, ni ninguna empresa pública recibió transferencias desde el Tesoro Nacional.