etiquetas
fmi
massa-georgieva-1
massa-georgieva-1

El Gobierno alcanzó hoy un acuerdo con el FMI que contempla desembolsos por más de U$S7.500 millones, sujetos a que el país cumpla con una serie de medidas acordadas con el organismo. Se trata del staff level agreement (un acuerdo a nivel técnico), que deberá ser evaluado por el directorio del Fondo, que se espera que se reúna en la segunda quincena de agosto.

Por qué importa.

Argentina debe cancelar la semana que viene vencimientos por U$S 3.426 millones con el FMI: tiene que girar U$S2.700 millones el lunes y U$S 826 millones el martes.

El acuerdo.

Las negociaciones entre el staff del organismo y el Gobierno incluyen una serie de compromisos por parte de Argentina, entre los que se destacan:

Mantener la meta de déficit primario de 1,9% del PBI, lo que requiere "un mayor endurecimiento de la política fiscal en el segundo semestre", lo que incluye "contener el crecimiento de la masa salarial" en el sector público, limitar los subsidios energéticos, "focalizar mejor" la asistencia social y reducir las transferencias a provincias y empresas públicas.

Lograr reservas internacionales netas por alrededor de US$1.000 millones para fines de 2023, en vez de los U$S 8.000 millones acordados previamente.

Fortalecer y armonizar el régimen cambiario mediante "medidas para alentar la liquidación de exportaciones y contener las importaciones en el corto plazo".

Sostener tasas de interés positivas (es decir, por encima de la inflación) en términos reales.

Profundizá.

El comunicado.

Según un comunicado que publicó el organismo en su página web, el entendimiento combinará la quinta y la sexta revisión del programa de 2022, lo que de aprobarse despejará las visitas del Fondo al país hasta noviembre, cuando se realice la séptima revisión. "El acuerdo está sujeto a la implementación continua de las acciones de política acordadas y la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que se espera se reúna en la segunda quincena de agosto", detalló la institución multilateral.

El contexto.

Según la nota, el acuerdo fue necesario porque la situación económica de Argentina "se ha vuelto muy desafiante" desde la finalización de la cuarta revisión a fines de marzo, sobre todo por el impacto de la sequía en las exportaciones y los ingresos fiscales. Esto, prosigue el comunicado, impidió que el país alcanzara los objetivos de acumulación de reservas, saldo fiscal primario y financiamiento monetario del déficit fiscal necesarios para la aprobación de la quinta revisión.